Usted está aquí

Alberto Conejero

Fotografía:
Sergio Parra
Alberto Conejero

Bio-bibliografía

Alberto Conejero López

(Vilches, Jaén, 1978)

Es dramaturgo y poeta. Licenciado en Dirección de Escena y Dramaturgia por la Real Escuela Superior de Arte Dramático y doctor por la Universidad Complutense de Madrid. De su obra teatral destacan: El mar: visión de unos niños que no lo han visto nunca (2022), La geometría del trigo, Premio Nacional de Literatura Dramática (2019); Los días de la nieve (2017, Premio Lorca 2019 Mejor Autor); Todas las noches de un día (2018, ganador del III Certamen de Textos Teatrales de la AAT); La piedra oscura (2015, Premio Max al Mejor Autor Teatral 2016 y Premio Ceres al Mejor Autor 2016, entre otros); Ushuaia (2013-2022, Premio Ricardo López de Aranda 2013); Cliff (acantilado) [nuevo título y versión: ¿Cómo puedo no ser Montgomery Clift?], ganador del IV Certamen LAM 2010]. Ha sido también responsable de diversas dramaturgias y reescrituras: Medea (Teatre Lliure), Electra (Ballet Nacional de España y Teatro de la Zarzuela, 2017), Fuenteovejuna (Compañía Nacional de Teatro Clásico, 2017); Troyanas (Festival de Teatro Clásico de Mérida, 2017), entre otras. En febrero de 2020 publicó En esta casa, su segundo poemario tras Si descubres un incendio (2017). Dirigió el Festival de Otoño de la Comunidad de Madrid de 2020 a 2024.

Coordinador del ciclo Poesía en Pie.

Actividad o actividades en las que participa

Jueves, 11 Abril, 2024 - 20:00
Jueves, 11 Abril, 2024 - 20:00

Poemas

[vieja cantera de mármol]

al fin llegaste
a la vieja cantera de mármol

de pronto
la gracia de una rama
que se abre
paso 
por la piedra

con los dedos 
recorres 
las incisiones
pliegues

sientes 
esa 
claridad
que viene por los siglos
empujando
sientes
el mineral desposado
con la luz
su 
transparencia 
vertical

otras manos aquí
también tuvieron fe

comprendieron

que la piedra 
no es solo piedra
sino corteza de la eternidad

otras manos aquí
con un cincel dentado
dieron a la luz
victorias aladas
tejas del Partenón
dioses precisos 
como un mediodía
de verano

otras manos aquí
labraron
venas y músculos
materia viva
tensada
por el deseo
para siempre

recorres los pliegues con los dedos

la piel reconoce y emerge
una posibilidad del mundo

pero el tiempo del prodigio
ya ha pasado

alguien dijo
que fue por la ceniza
otros
que si la cruz
o la peste
los incendios
los barcos extranjeros
el olvido de los dioses
alguien dijo
toda luz engendra
su ruina

manos descreídas aquí y allí y allí
hicieron del mármol
de los templos sagrados
pedazos
material de obra 
para alzar fortalezas torreones
y ya en tu siglo
pilares encimeras
bañeras de mármol
para villas exclusivas
suelos de las casas
en las que nadie ya recuerda
lo sagrado
que esconde
un pliegue de la tierra
cuando hay fe
“pero qué bonito
y qué blancura
y qué envidia tendrán cuando lo vean”

es hora de marcharte

botellas de plástico
relucen bajo el sol
como ofrendas
despiadadas
de nuestro tiempo

“antiguas canteras de mármol”
reza el cartel

deshaces el camino

¿estos pájaros
nacieron ayer 
o hace tres mil años?

si vuelan es porque
nunca se lo preguntaron…

la oscuridad 
deja caer migajas
de redención

y comprendes

aun en los escombros
los dioses esperan por nosotros

Paros, verano de 2022