Ana E Venegas

Bio-bibliografía

Ana Eugenia Venegas Moreno, Ubrique 1967.  Filóloga, Educadora Social. Es autora del ensayo “BDSM, Prácticas Sexuales y Parafilias Al Albor de las Sombras de Grey”, de la colección de relatos “Quimera Bipolar”, los poemarios “Todos los Ojos” y “En el Confortable Armario de las Galletas” (Premio Tiflos Especial 2020), las novelas “Llina, un Camino de Identidad” y “Una Instalación en Berlín”, (finalista del Premio Literario Encina de Plata y el Tiflos Especial de relato 2019). Escribe para las revistas CURSAM y La Garbía de la que forma parte del Consejo de Redacción. Colabora con Onda Cero, el periódico Marbella Directo y Televisión Marbella. Realiza performances e instalaciones artísticas. Es una lectora empedernida. Ha escrito más de mil setecientos artículos publicados en su blog sobre cultura y arte que tiene unas 800.000 visitas. http://anaevenegaseducadorasocial.blogspot.com.es 

En la actualidad es presidenta de la Mujeres Universitarias de Marbella.

Poemas

En mi nido, Marbella 2018

Abro el armario cada día 

llego a casa y abro el armario

me despojo del hábito mientras ellas

mis zapatillas

desplazan sandalias y botas

stiletos y mocasines

Me agacho

y al descender  meto mi cabeza en la ropa

y al respirar huelo mi propia biografía

y me contengo batalla interna

 sin remedio 

saco bandera blanca capitulo.

 

Abro el armario cada día

llego a casa y abro el armario

el tuyo

me agacho y meto mi cabeza en la ausencia de tu ropa

olisqueo como un hurón los restos de tu historia

y me contengo batalla interna

 sin remedio pierdo la mano en tu mesa de póker

pero gano porque canto el himno a mi bandera

esta bandera con escudo de armas 

esta bandera que jamás se imprimió.

 

Abro el cuadro gracias a su cremallera

y en su interior

los zapatos vuelan a  s a l t i t o s  a la vez que

los guisantes que sembré a destiempo

ruedan por mis libros como derviches

Miro mi piel y las cicatrices acusicas

parecen autopistas de pasos amputados

Miro la ventana y en su pretil

                        quesos variados y picantes 

crean la senda del estímulo.

Con este pincel cierro el cuadro

lo cierro mientras rompo tu tela 

Mis zapatos compactan la brea

   aplican aceite de rosa mosqueta a mi cicatriz de madre

El agua parece calma, q  u  i  e  t  a

es un efecto de la pintura, del cuadro

Tu camino, el que se aleja del pantano

continúa firme pese a sus losas inestables y levantadas

pero el miedo ya no hace explotar mis guisantes

los guisantes que sembré a destiempo

Agujero Semilla Abonodescompuesto.

 

Hoy he descubierto la alfombra llena de tiestos

canicas, cartas Magic, tres pelotas de baloncesto

un juego de la Play y un tablero de Sherlock

¿los habré esparcido yo?

Adam y Eva no tenían ombligo

Sus no madres no estuvieron unidas a ellos

Sus no cordones umbilicales no les alimentaron

No experimentaron el goce de un seno líquido y seguro

No multiplicaron sus primeras células en un útero confortable

Adam y Eva no tenían ombligo

Sus no infancias no se llenaron de órdenes

Sus no corazoncitos no sufrieron falta de ternura

Ni agravios comparativos de amor entre los no hermanos

Ni siquiera ejercitaron sus destrezas lúdicas en campos de experiencias 

No, Adam y Eva no tuvieron ombligo

Sus vientres lisos no gozaron de epicentro para sentir

Sus tripas no estuvieron conectadas con otras tripas amorosas

No lamentaron no poder ubicar su no piercing rebelde y adolescente

No fueron amamantados, no aprendieron a andar, no fueron socializados

 

Nadie les riño, ni les abrazó

Ni les dijo “se lo voy a decir a tu padre”

Nadie intentó hacer de ellos un ladrillo y unirlos al muro

No pendieron del hilo de la responsabilidad materna

Cuando pecaron nadie se apiadó de ellos

Nadie los lloró ni los amó sin tener en cuenta sus defectos

Y finalmente 

No cuidaron ni dejaron de cuidar ningún anciano

No les asaltó la culpa ni los remordimientos

No se sintieron canallas

 

Quizás, sí quizás, antes del destierro

Antes de su condición de apátridas

Antes de que ganaran el pan con el sudor de sus frentes

Su único trauma fuera

no tener ombligo.