Usted está aquí

Antón Blanco

Antón Blanco

Bio-bibliografía

Antón Blanco (Vilagarcía de Arousa, Pontevedra, 1996) es poeta y profesor de lengua y literatura gallegas.

Ha publicado A oseira (Chan da Pólvora, 2016), Tres estudos para un poema da cidade (Galaxia, 2018), Ensaio sobre o poema e o mar da morte (Euseino?, 2020) y Voz do arqueiro (Chan da Pólvora, 2020), con el que consiguió el Premio de poesía «Eusebio Lorenzo Baleirón» en el año 2019 y por el que fue finalista del Premio Nacional de Poesía «Miguel Hernández». Este último poemario ha sido publicado en traducción al castellano por la editorial Ultramarinos.

Ha sido incluido en los recuentos de poesía gallega No seu despregar (Apiario, 2016) y Antoloxía da poesía galega próxima (Chan da Pólvora–Papeles mínimos, 2018).

Actividad o actividades en las que participa

Miércoles, 17 Abril, 2024 - 11:30

Poemas

NUNHA ILLA

 

Ao cora-

zón, dentro del, vectorial

 

o cálamo correndo: á area: ao tómbolo

arrástrase a malla, nos cristais

e en todos eles, en gran miúdo,

nos seixos, nas

 

arestas infini-

tesimais,

 

o faro alampea e emprende

 

infini-

tesimais

 

direccións.

En foco de sombra.

Peixe. Vexigas.

Quen ve correntes e a pesca.

Icebergs

quen os ve

 

na ínsua máis retraída dun río con cora-

zón (...) / aquí é: lanterna imposible de tempo,

 

necesidade dos barcos,

piedade do capitán náufrago.

E meniños mortos coma cabalos mortos que choran cristais.

 

Do mar,

do mar:

non o descoñecido,

o incoñecible.

 

EN UNA ISLA

Trad. Oriana Méndez

 

Al cora-

zón, dentro de él, vectorial

 

el cálamo corriendo: a la arena: al tómbolo

se arrastra la malla, en los cristales

y en todos ellos, en grano menudo,

en los guijarros, en las

 

aristas infini-

tesimales,

 

en el faro relampaguea y emprende

 

infini-

tesimales

 

direcciones.

En foco de sombra.

Pescado. Vejigas.

Quién ve corrientes y la pesca.

Icebergs

quién los ve

 

en la ínsula más retraída de un río con cora-

zón (...) / aquí es: linterna imposible de tiempo,

 

necesidad de los barcos,

piedad del capitán náufrago.

Y niños muertos como caballos muertos que lloran cristales.

 

Del mar,

del mar:

no lo desconocido,

lo inconocible.