Bernardo Atxaga

Bio-bibliografía

Nacido en Asteasu en 1951, su verdadero nombre es Jose Irazu Garmendia. Entre sus libros publicados en castellano destacan Obabakoak, ( 1989), Premio Euskadi, Premio Nacional de Narrativa, llevado al cine como Obaba, y adaptada al teatro por Calixto Bieito como Obabakoak; El hombre solo (1994); El hijo del acordeonista (2004, Premio Grinzane Cavour, Premio Mondello, Premio Times Literary Supplement Translation Prize), adaptada al teatro y al cine bajo la dirección de Fernando Bernués; Dos hermanos (1995), llevada al cine por Imanol Rayo como Bi anai; Esos cielos (1996), llevada al cine por Aizpea Goenaga como Zeru horiek; Siete casas en Francia (2009, finalista en el Independent Foreign Fiction Prize; Días de Nevada (2013) y Casas y tumbas (2020). En el ámbito de la poesía, publicó su primer libro, Etiopia, en 1978, y fue Premio Cesare Pavese del año 2003 por la traducción italiana de Poemas&Híbridos. Su obra puede leerse en 34 lenguas. En 2017 obtuvo el Premio Internacional LiberPress Literatura y en 2019 el Premio Nacional de las Letras Españolas, ambos por el conjunto de su obra literaria. Es miembro de Euskaltzaindia, la Academia de la Lengua Vasca.

Clausura

Sábado, 31 Julio, 2021 - 21:00
Teatro Ciudad de Marbella

Clausura Marpoética

Narrar la poesía (II)

Bernardo Atxaga conversación con Antonio Lucas

 

Cantando a las poetas del 27

Concierto de Sheila Blanco


Entrada por invitación hasta completar aforo.

Recogida de invitaciones: desde el martes 20 de julio en la taquilla del Auditorio Parque de la Constitución de 19.00 h a 22.00 h. y el día de clausura desde dos horas antes en el Teatro Ciudad de Marbella. Máximo dos invitaciones por persona.


Exposición Enlazados

Martes, 20 Julio, 2021 - 10:00
Biblioteca Fernando Alcalá

Exposición Enlazados

La Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Marbella quiere que Marpoética, más allá de su proyección nacional e internacional, se imbrique en el tejido cultural de la ciudad y genere actividades propias donde la creación local adquiera protagonismo.
ENLAZADOS es una exposición que recoge el trabajo de nueve asociaciones culturales de Marbella y San Pedro que han asumido el reto de crear un poema a raíz de la obra de nueve reconocidos poetas.

Fecha inicio - fin: 
De Martes, 20 Julio, 2021 hasta Sábado, 31 Julio, 2021

Poemas

POEMAS CÓMICOS Y TRISTES

 

1

 

EL DICCIONARIO DE LAS PIEDRAS

 

El diccionario de las piedras

solo tiene una palabra,

y esa palabra es “piedra”.

 

Si alguien les pregunta,

“¿Qué tal estáis, piedras?”

Ellas responden a coro:

“¡piedra! “¡piedra!” “¡piedra!”

 

Y si a una de ellas se le dice,

“Oye, piedra, ¿adónde vas?”

Ella con paciencia responde:

“piedra”, “piedra-piedra-piedra”

 

“¿Cómo se llama tu amiga?”

Responde enseguida: “Piedra”.

“¿Cómo se llaman tus padres?”

“Piedra”, “Piedra-Piedra”

 

“¿Qué es lo que te gusta más?

El sol? “¿La luna? ¿Las nubes?

Dímelo por favor, piedra”.

Respuesta: “piedra, piedra”

 

El diccionario de las piedras

solo tiene una palabra,

y esa palabra es “piedra”.

 

 

HARRIAREN HIZTEGIA

 

Harriaren hiztegiak

hitz bakar bat du,

eta hitz hori da “harri”.

 

Esaten baldin badiozu,

zer moduz gaur, harri?

Berak erantzungo du:

Harri! Harri! Harri!

 

Galdetuz gero berari,

aizu harri, nora zoaz?

Berak agian irribarrez:

harri, harri-harri-harri.

 

Zer izen du zure lagunak?

Berak segituan: Harri

Zein dira zure gurasoak?

Harri eta Harri-Harri.

 

Zer zaizu atseginago?

Eguzki, euri, laino?

Esaidazu arren, harri!

Ha-rri, haaarri-harri.

 

Harriaren hiztegiak

hitz bakar bat du,

eta hitz hori da “harri”.

 

 

2

 

PALABRAS DE BUHO

 

El buho tiene

mil palabras en el pico,

diez mil en la cabeza.

Si ve gente alrededor,

a ellos se dirige

rápido y con ardor:

“Praxis!”, dice

“Anáfora!”, 

 “Paradigma”

“Anacoluto”

“Anatema!”

“Apotegma!”

 “Pleonasmo!”

 

La gente asiente,

“vale, buho, vale”.

Solo hay un problema, 

que no te ha entendido nadie.

¿No puedes hablar

con más claridad?

Estamos inquietos:

¿Qué es “pleonasmo”?

“Anafora?”

“Paradigma?”

“Praxis?”

 “Anatema?”

“Apotegma?”.

Y, sobre todo,

¿Qué es “anacoluto”?

 

Señor buho por favor,

no se ponga de mal humor,

no tuerza el pico

de ese tenor.

Iremos a casa,

y miraremos en el diccionario.

Aprenderemos qué es

“pleonasmo”, 

qué es “praxis”,

y “anafora”

“paradigma”

 “anatema”

“apotegma”,

y, sobre todo,

qué es anacoluto. 

 

 

HONTZAREN HITZ HORIEK

 

Hontzak hitza ugari

dabilki mokuan,

beste hamar mila dauzka

bere buruan.

Jendea ikusten badu

bere inguruan

hitz egiten hasten zaie

denei segituan:

“Praxis!”, dio

“Anafora!”, 

 “Paradigma”

“Anakoluto”!”

“Anatema!”

“Apotegma!”

 “Pleonasmo!”

 

Jendeak esaten dio

“ondo, hontza, ondo!”,

ez dugu ezer ulertu

hori da arazo.

Hitz egin dezakezu

pixka bat argiago?

Kezka sortu diguzu,

zer da pleonasmo?

 “Anafora?”

“Paradigma?”

“Praxis?”

 “Anatema?”

“Apotegma?” 

Zer da, batez ere,

“Anakoluto?”

 

Hontz jauna mesedez,

ez zaitez zipoztu,

etzazu modu horretan

mokua okertu.

Etxera joango gara,

eta hiztegia hartu.

“Pleonasmo” zer den

ikasiko dugu,

eta zer den praxis.

zer “anafora”

“paradigma”

 “anatema”

“apotegma” 

eta batez ere

“anakoluto”.

 

 

3

LA VIDA SEGÚN ADÁN

Enfermó Adán el primer invierno después de su salida del paraíso

y asustado con los síntomas, la tos, la fiebre, el dolor de cabeza,

se echó a llorar igual que años más tarde lo haría María Magdalena,

y dirigiéndose a Eva, "no sé qué me ocurre" gritó,  "tengo miedo"

"amor mío, ven aquí, creo que ha llegado la hora de mi muerte".

 

Eva se sorprendió mucho al oir aquellas palabras, amor, miedo, muerte

y le pareció que pertenecían a una lengua extraña, ajena al paradisiaqués,

y anduvo con ellas en la boca, masticándolas como pepitas, como raíces,

hasta que creyó, amor, miedo muerte, comprender enteramente su sentido.

Para entonces Adán ya se había repuesto, y volvía a sentirse feliz, o casi.

 

Fue sólo, aquel hecho extraparadisíaco, el primero de una larga serie,

de modo que Adán y Eva siguieron, por así decir, recibiendo clases intensivas

de la lengua que decía amor, miedo, muerte, aprendiendo palabras como

cansancio, sudor, carcajada, carcaj, carcamal, canción, caricia o cárcel;

a medida que crecía su vocabulario, las arrugas de su piel aumentaban.

 

La hora de la muerte, la verdadera, le llegó a Adán siendo ya muy viejo,

y quiso entonces transmitir a Eva lo que había aprendido, su última verdad.

"¿Sabes, Eva?", le dijo, "la pérdida del paraíso no fue en realidad una desgracia".

A pesar de los trabajos, a pesar de lo del pobre Abel y todos los demás conflictos,

hemos conocido lo único que, noblemente hablando, puede llamarse vida. 

 

Sobre la tumba de Adán se derramaron lágrimas corrientes, de agua y sal,

que cayeron a tierra y no criaron jacintos, ni rosas, ni flores de ninguna clase,

y de todos ellos fue Caín el que, paradójicamente, con más desgarro lloró;

Luego Eva recordó con cariño el susto de Adán cuando su primera gripe,

y todos se calmaron, y se fueron, y tomaron algo, y comieron un bollo.

 

 

 

 

ADAN ETA BIZITZA

 

Gaixotu zen Adan paradisua utzi eta aurreneko neguan,

eta eztulka, buruko minez, hogeita hemeretziko sukarraz,

negarrari eman zion Magdalenak gerora emango bezala,

eta Evagana zuzenduz "hil egingo naiz" esan zion oihuka,

"gaizki nago, maite, hilurren, ez dakit zer gertatzen zaidan".

 

Harritu egin zen Eva hitz haiekin, hil, hilurren, gaizki, maite,

eta berriak iruditu zitzaizkion, hizkuntza arrotz batekoak,

eta ezpain artean ibili zituen maiz, hil, hilurren, gaizki, maite,

harik eta zehazki ulertzen zituela iruditu zitzaion unerarte.

Ordurako sendatua zegoen Adan,  eta poz pozik zebilen.

 

Paradisuaz geroko lehen gertaera hark segida luzea izan zuen ,

eta lehengoez gain, hil, hilurren, gaizki, maite, Adan zein Evak

hitz berriak ikasi behar izan zituzten, min, lan, bakardade, poz

eta beste hamaika, denbora, neke, algara, eder, ikara, kemen;

hiztegia hazten zenarekin batera, zimurtuz joan zitzaien azala.

 

Zahartu zen erabat Adan, sentitu zuen hurbil heriotzaren ordua,

eta Evarekin elkarrizketa sakon bat izateko gogoa sortu zitzaion;

"Eva", esan zion, "ez zen ezbehar bat izan paradisuaren galtzea;

oinazeak oinaze, minak min, gure Abelen zoritxarra halako zoritxar,

bizi izan duguna izan da, zentzurik nobleenean esanda, bizitza".

 

Adanen hilobi atarian malko arruntak ixuri ziren, gatz eta urezkoak,

lurrera erortzerakoan hiazinto edo arrosa alerik  eman ez zutenak,

eta Kain izan zen, paradoxaz,  negarrez bortitzen puskatu zena;

Gero Evak irribarre xamurrez gogoratu zuen Adanen lehen gripea

eta halaxe, lasai, etxera joan eta salda beroa hartu zuten, eta txokolatea.

 

4

 

LOS GATOS VIEJOS

 

Los gatos viejos se acuerdan a veces

de los que se han ido demasiado pronto

de este mundo, y se ponen a pensar, a fantasear,

al calor del último rayo de sol de la tarde,

sobre si tendrá o no alguna base material

la leyenda que habla de las uno, dos, tres, 

cuatro, cinco, seis, siete vidas del gato, es decir,

lo de que le ganan a la muerte siete veces,

siete a cero, triunfo total, y luego ya se verá,

en cualquier caso siete vidas no están mal.

 

¡Oh, efímero rayo de sol, rayo último

que enseguida te vas, que enseguida pasas

llevándote las fantasías y las ideas ligeras!

Es la oscuridad, es la luna, son las estrellas,

y el gato viejo se ha olvidado ya de la leyenda

de que quizás tenga, quizás pueda tener

una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete vidas,

y marcha por el matorral en busca de pájaros,

y ahí está el pájaro, y el gato viejo da un salto

y se acabó, uno a cero, esto no es el paraíso.

 

KATU ZAHARREK

 

Katu zaharrek gogoan hartzen dituzte batzuetan

mundu honetatik azkar, azkarregi, joan zirenak,

eta arratsaldeko eguzkiaren azken printza lagun,

fantasietan hasten dira, pentsaketan, egia ote den,

ba ote duen inolako oinarri materialik leiendak,

katuek bat-bi-hiru-lau (bat-bi-hiru-lau, bat-bi-hiru-lau)

bost-sei-zazpi (bost-sei-zazpi) bizitza dituztela,

eta irabazi, irabazi egingo diotela heriotzari, aurrera!

Zazpi aldiz, zazpi eta huts, eta gero gerokoak.

 

Oi arratsaldeko azken eguzki printzaren hutsala,

mundu honetatik azkar, azkarregi, joaten zarena,

zurekin eramanez fantasiak eta pentsamendu arinak!

Ilun da, ilargia da, izarrak dira, eta katu zaharrak

ahaztu ditu bat-bi-hiru-lau (bat-bi-hiru-lau, bat-bi-hiru-lau),

bost-sei-zazpi (bost-sei-zazpi) bizitza direlakoak,

eta badoa sastraka artean txori bila, eta horra hor txoria,

eta jauzi, jauzi egiten du aurrera, eta kito, bat eta huts.

Etorkizuna ez da gauza segurua, hau ez da paradisua.

 

5

 

Balada del mercado

 

Llegamos al mercado y vimos nueces y avellanas,

y también liebres, palomas y avefrías muertas

yaciendo con la cabecita caída sobre el pecho. 

Entre las flores abundaban los crisantemos,

y había muchas cestas llenas de setas y de nísperos.

“Ya no me quedan tomates ni judías verdes”,

 dijo la campesina ajustándose el gorro de lana, 

“pero os puedo dar puerros, pimientos y castañas”.

Cerré los ojos: vi que las liebres corrían por el bosque

dando volteretas, como en una sesión de circo,

y que las palomas, en bandadas, se dirigían al sur.

Mientras, una avefría volaba sola por la orilla de un río

al modo que explicó Fray Luis en sus escritos,

simulando estar herida y engañando a los cazadores;

Abrí los ojos: el viento arrastraba una hoja seca.

 

Volvimos al mercado un día de frío y lluvia,

y  vimos corderos atados de pies y manos

igual que en el cuadro Agnus Dei de Zurbarán.

Había flores, sobre todo camelias blancas,

y también berzas decorativas de color morado.

En las pescaderías brillaban las anchoas plateadas.

La campesina dijo: "No busquéis granadas, no hay,

pero los guisantes son primicia, y están hermosos".

Llevaba un abrigo rojo sobre los hombros y parecía

la Reina de la Huerta, la Señora de las Verduras.

Cerré los ojos, y recordé las palabras de Mateo:

"Como corderos a la casa del lobo, así os envío.

Sólo os salvaréis si sois discretos como la paloma

y si, como la serpiente, sabéis ser prudentes".

Abrí los ojos:  había granizo en mis zapatos.

 

 

De vuelta al mercado, vimos por el camino mimosas

y narcisos, y un burrito cargado de quesos blancos

como si viniera de la región de Francis  James;

y hacía sol, mucho sol, y nos ofrecieron huevos de faisán,

que no compramos, y mermelada de mora, y de ciruela.

Despaciosamente, pasamos por delante de los puestos:

olía a menta, a hinojo, a rosa, y también a ajo fresco.

La campesina dijo: "Tengo de todo, el campo da gloria,

hay fresas, alberchigos, manzanas de San Juan, melocotones,

alubia, tomate, cebolla, alcachofa, remolacha, lechuga,

y también guisantes y setas, aunque en pequeña cantidad".

Cerré los ojos: seguía reinando el sol, el día era caluroso,

un grupo de adolescentes se bañaban en la poza de un río

entre risas y gritos, dando manotazos en el agua.

Abrí los ojos: en la mano de la campesina había una fresa.

 

 

Egunak ba doatzi

 

Intxaurrak eta urrak ikusi genituen azokan zakuka saltzen,

baita ehiztariek botatako hegabera, uxo eta erbiak ere

txoko batean zintzilik, burutxoa bularrean eroria zeukatela.

Tontorretan zeuden ziza txuriak, mizpirak saskietan;

loreen sailean krisantemoak ziren nagusi, eta lirioak.

“Tomaterik ez daukat, leka eta piperra aukeran gutxi”, 

esan zigun baserritarrak buruko painelua ondo kokatuz,

“baina porruak edo gaztainak nahi izanez gero, ugari”.

Itxi nituen begiak: erbiak basoan zebiltzan jauzika eta

korrika, elkarri keinuak eginez antzerki batean bezala,

eta hegabera bat, Granadako Fray Luisek zioen moduan,

zauritu itxura egin eta bakar bakarrik zihoan ibai ertzetik

ehiztariak erakarri eta bere kideen etzalekutik desbideratzeko;

multzoka, uxoek Hegoranzko lerroari eusten zioten tinko.

Ireki nituen begiak: hego haizeak hosto bat zeraman  herrestan.

 

Hotza eta euria izan genituen hurrena joan ginenean,

eta hogei bat arkume zeuden ilaran jarrita eta hankatxoak

Zurbaranen Agnus Dei koadroan bezala loturik zituztela;

Loreei zegokienez, kamelia zen azoka guztian bakarra,

baina haren pare zebilen, harro eta apain, kolore moreko aza.

Arrandegietan distira egiten zuten milaka antxoen sabelek,

eta asko ziren halaber zuhaitz landareak, hala baratzekoak,

sagar, gerezi, intxaur, gaztaina, piku edo aran emaileak,

nola basokoak, haritzak eta pagoak, pinuak eta urkiak.

Baserritarrak esan zuen: “Ez dut aldi batean granadarik izango,

baina ilarrak nahi badituzue, hementxe dauzkat goxo askoak”.

Begiak itxi eta Mateoren hitzak etorri zitzaizkidan gogora: 

  “Begira, arkumeak otso artera bezala bidaltzen zaituztet.

  Izan zaitezte, ba, sugea bezain zuhurrak, eta uxoa bezain lauak”.

Ireki nituen begiak:  oinetakoetan kazkabar pinportak neuzkan.

 

 

 

 

Azokara bidean berriro, nartzisoak eta mimosak ikusi genituen

etxe atarietan,  eta astotxo bat ere bai saskiak gazta berriz beteta

oraindik Francis Jamesen garaietan bizi bagina bezalaxe.

Heldu ginen, eta faisaiaren arrautzak zeuden salgai txitatzeko,

eta franbuesaz egindako marmeladak ontzi  handi eta txikietan.

Zenbait posturen paretik pasatzean usain goxoa sentitzen zen,

mendarena batzuetan, mihiluarena edo arrosarena besteetan,

eta haiekin nahastuta, arrotz eta harro, baratxuri freskoarena;

Baserritarrak esan zuen: “Denetik daukat ia, nahi duzuena eskatu,

marrubi, gerezi, San Juan sagar, aran hori, aran gorri,  muxika,

tomate, babarrun, tipula, leka, alkatxofa, letxuga, erremolatxa;

ilarrak gutxi, halere, eta onttoak kaxkarrak, eta gereziak berdin˝.

Itxi nituen begiak:  neska-mutil batzuk murgilka zebiltzan ibaian

garrasi batean eta palastaka, zipriztinak airean.

Ireki nituen begiak: baserritarrak marrubi bat zeukan eskuan.

 

LAS CEBRAS Y LA MUERTE

Éramos ciento cincuenta y siete cebras

corriendo por la llanura seca

y yo iba detrás de la veinticuatro,

la veinticinco y la veintiséis,

delante de la sesenta y uno y la sesenta y dos,

y de pronto saltando nos adelantaron

la ciento y dieciocho y la ciento diecinueve

diciendo, las dos diciendo, “río”, “río”,

y la veinticinco, alegre, repitió “río”, “río”,

y de pronto nos alcanzó la ciento treinta 

saltando, corriendo, alegre, “río”, “río”,

y la veinticinco giró hacia la izquierda

por delante de la veinticuatro y de la veintiséis,

y de pronto vi el sol en el agua del río

brillando con brillantes salpicaduras,

y la ocho y la nueve pasaron a mi lado 

corriendo en dirección contraria

con la boca llena de agua y las patas

mojadas y el pecho mojado

diciendo alegres “adelante”, “adelante”,

y me crucé de pronto con la cinco y la siete

que también corrían en dirección contraria

pero diciendo “cocodrilos”, “cocodrilos” 

y luego pasaron la seis, la treinta y la catorce

y todas dijeron asustadas “cocodrilos”,

y bebí agua, bebí agua brillante

de brillantes salpicaduras,

“un cocodrilo” gritó la veinticinco asustada,

“un cocodrilo” repetí reculando 

y corriendo asustada en dirección contraria,

y me crucé con la ciento cuarenta y nueve

la  ciento cincuenta  y la ciento cincuenta y uno, 

“cocodrilos”, “cocodrilos” grité asustada

con la boca llena de agua y las patas

mojadas y el pecho mojado

y seguí corriendo por la llanura seca

detrás de la veinticuatro y de la veintiséis,

delante de la sesenta y de la sesenta y uno,

y vi de pronto, de pronto vi un hueco

entre la veinticuatro y la veintiséis, un hueco,

y seguí corriendo por la llanura seca

y vi otra vez el hueco, el hueco otra vez

entre la veinticuatro y la veintiséis,

y de pronto de un salto ocupé el hueco.

 

Éramos ciento cuarenta y nueve cebras

corriendo por la llanura seca,

y delante de mí iban la doce, la trece

y la catorce, y detrás de mí

la cuarenta y tres y la cuarenta y cuatro.

 

ZEBRAK ETA HERIOTZA

 

Berrehun eta hiru zebra ginen,

Korrika gindoazen denok lur lehorra zapalduz,

Eta Hogeita laua, hogeita bosta eta hogeita seia 

Neuzkan nik aurrean, atzean hirurogeta bata

Hiruroigeita bia eta hirorogeita hirua,

(…)

Eta bat batean ehun eta hamazortziak 

Ehun eta hemeretziak eta ehun eta hogeiak

Albotik aurretatu gintuzten ibaia ibaia ibaia

Oihu eginez, ura, ibaia, ura,

Eta hogeitalaua, hogeitabosta eta hobeitaseia

Ibaia, ura, ibaia ura oihuka hasi ziren, eta

Laurogeiak, laurogeita batak, laurogeita biak ere

Aurrea hartu ziguten zalapartan ura ibaia,

Ura ibaia, aurrera, aurrera, ura, ura

Eta hogeitabostak ezkerrera egin zuen, eta 

Hogeita lauak eta hogeita seiak eskubitara,

Eta eguzkia ikusi nuen ibaian, ura distiratsu,

Ibaia, eguzkia, ura, distiratsu eta aurrera, aurrera,

Zazpiarekin eta zortziarekin gurutzatu nintzen,

Bustita zetozen, bustita urez, aho bete urez, 

Eta aurrera, aurrera, bostarekin eta seiarekin 

Gurutzatu nintzen, kokodriloak esan zuen seiak,

Eta aurrera, aurrera, kokodriloak, kokodriloak

Egin zuten berriro oihu seiak, eta gero bostak,

Eta hamarrak, hamazazpiak, hogeiak, denak oihu

Kokodriloak, kokodriloak, eta ura edan nuen,

ura edan nuen, ura ibaian, ur distiratsua,

Ura eguzkiz betea, kokodriloak egin zuen oihu

Nire ezkerrean hogeita bostak, kokodriloak, ura

Ur distiratsua, eta bustita, atera nintzen bustita,

Eta berrehun eta bostarekin eta berrehun eta biarekin

Gurutzatu nintzen kokodriloak esan nien, kokodriloak,

eta korrika segi nuen lur lehorra zapalduz

Eta hogeitalaua eta hogeitaseia neuzkan aurrean,

hutsunea bat zegoen haien artean eta jauzi, jauzi

jauzi egin nuen eta hutsunea niretzako hartu, 

eta korrika jarraitu nuen lur lehorra zapalduz.

Ehun eta laurogeita hamazazpi zebra ginen,

Korrika gindoazen denok lur lehorra zapalduz,

Eta hamarra, hamaika eta hamabia neuzkan nik aurrean, 

Eta berrogeia eta berrogeita bata atzean.

 

KANTAK IV

(Bihotz, antzinako bihotz)

 

Bihotz, buztinezko Bihotz,

Etxe ttiki bat zara, 

Ahula, hauskorra, lau gelatako;

 

Lau, lau gelatan Bihotz,

Zenbat mamu dauzkazun,

Nola ikaratzen zaren, gauean;

 

Gau, gau batzutan Bihotz,

Hautsi egiten zara,

Lurrera jausi eltzetxo baten gisan;

 

Bihotz, jausitako Bihotz,

Ari zara intzirika,

Kexu zara, negar zara, oi Bihotz;

 

Zer, zer diozu Bihotz,

Ez zaitut konprenitzen,

Zure hitza arrotza zait, bitxia;

 

Zeit, Einsamen Helian,

Abens grauen flammendes,

Ez zaitut konprenitzen, oi ene Bihotz;

 

Der Tod ist ein Meister,

Und du, zur Linken, du,

Ez zaitut konprenitzen, oi ene Bihotz;

 

Der, des menschen Sinn,

Von zweifeln voll,

Ez zaitut konprenitzen, oi ene Bihotz;

 

Bihotz, antzinako Bihotz,

Ez al zara zaharregi,

Eta ilun, eta itxu, baregarri;

 

Ilun, ez da dena ilun,

Begirazazu leihotik,

Ikustazu baso hori, berdatzen;

 

Berde, zein berde dauden,

Basoko garo zuhaitzak,

Zein ixil eta lasai, arratsean;

 

Arrats, arrats hontan Baso,

hartzazu ene Bihotza,

Buztinetik sortua da, zu bezala.

 

CANCIONES IV

(Arcaico corazón)

 

Tú, que eres como una casa

hecha de arcilla:

Pequeña, frágil,

de cuatro habitaciones;

 

Tú, que te llenas de fantasmas,

y que te asustas,

y que lloras,

cuando llega la noche;

 

Tú, que en la oscuridad

te haces pedazos

como una hucha

arrojada contra el suelo;

 

Tú, arcaico corazón,

mira por la ventana,

mira hacia ese bosque

que ya reverdece.

 

Tú, que una vez caído

gritas palabras

en una lengua

que yo no comprendo,

 

Y que dices Der Tod

Ist ein Meister

Und du, Zur Linken,

Des menschen Sinn;

 

Que dices Helian,

Einsamen Helian,

Abends grauen

flammendes;

 

Tú, arcaico corazón, 

entra en ese bosque:

surgió de la arcilla,

como tú. (*)

 

UN DÍA FINLANDÉS

                        (Conversación telefónica con Garikano)

 

                                 Un día finlandés,

                                 necesito un día finlandés

                                 tan largo como veinte, treinta

                                 o cuarenta días corrientes.

 

                                 Quiero un día finlandés

                                 para seguir hablando contigo

                                 de la forma en que vamos a vivir

                                 fuera del paraíso.

 

                                 El cielo de Finlandia es azul,

                                 y ahora en verano aún más azul,

                                 el sol parece una naranja,

                                 y la luna lo mismo, otra naranja.

 

                                 Quiero un largo día finlandés

                                 con dos naranjas en el cielo.

                                 Estamos a punto de encontrar

                                 la forma de vivir fuera del paraíso.

 

Egun finlandiar bat

Egun finlandiar luze-luze bat

Berrogei egun arrunten

Luzerakoa nahi nuke.

 

Egun finlandiar bat nahi nuke

Zurekin hiketan jarraitzeko

Aztertzeko nola bizi

Paradisutik kanpora

Finlandiako zerua urdina da

Eta udaran are eta urdinago,

Eguzkiak laranja bat ematen du,

Eta ilargiak berdin, beste laranja bat.

Egun finlandiar bat nahi dut,

Egun finlandiar luze bat.

Laster aurkituko dugu, maitea,

Parabisuaz kanpora bizitzeko modua.

 

——————————————————————————amaiera

 

PROBLEMAS CON EL MENÚ

(TROPPO SOLO)

 

Berarekin gurutzatzen nintzen batzuetan,

gutxi gorabehera Dante eta Beatriz bezala

Florentzian, pinturaren arabera, zubi zaharrean,

eta pentsatzen nuen argaldu behar dut ¡Oh Dio!

galdu behar ditut hamabi edo hamahiru kilo,

eta jarri segail, lirain, perché sono innamorato,

eta neskek ez dutelako, grosso modo, bihotzik

baldin mutila bada ehun kilo baino gehiago.

 

Baina, porca miseria, dena dago hain goxo,

La pizza margherita, la lasagna, il vino,

Mamma mia! Bost hilabetean irabazi nituen

zazpi mila zazpiehun eta hogeita bost gramo,

guztira nago ehun eta hamasei kilo edo gehiago

eta agur esan behar maiteari, oh cara mia, addio!

bizitza berririk ez dut inoiz zurekin hasiko,

gauero bakarrik afalduko dut, solo, troppo solo.