Helena Mariño

Bio-bibliografía

Helena Mariño nace en Madrid en 1990. En 2017 se gradúa en el MFA en Spanish Creative Writing por la Universidad de Iowa y en 2019 comienza el doctorado en Letras Hispánicas y Escritura Creativa de la Universidad de Houston. Sus textos y poemas han aparecido en diversas revistas nacionales e internacionales, como Into de Void Magazine, The Doctor T. J. Eckleburg Review, The American Journal of Poetry, GFT Press Magazine, The Platform Review, Revista Barcarola, Guacamayo y El Coloquio de los Perros, entre otros. Ha participado en las antologías Liminal Women, an anthology, 52 semanas: antología, (Entropía Ediciones, 2019) y Hotel (Hypermedia, 2021). Es autora del poemario este frío no es nuestro (Entropía Ediciones, 2019). En 2021 saldrá su traducción del poemario The January Children, de Safia Elhillo, con Visor Libros. Actualmente es artista residente en Matadero de Madrid con el proyecto de investigación y creación Una fiesta salvaje.

“Helena Mariño hará una performance acompañada de enri la forêt, músico y productor”

Poemas

os bañistas

Cumpliste años en la carretera.

En esta década recién estrenada la única vía hacia la elegancia dijiste era lo extravagante paramos a una hora extraña en un restaurante de roadkill cuisine.

Como única decoración cabezas de ciervo cristal dentro de sus cuencas.

Con precisión de cirujano separaste la piel de la carne una vereda de láminas translúcidas en los márgenes del plato.

Quedó un moratón al descubierto

la herida fundacional sobre la que clavaste sin ceremonias el filo del cuchillo.

:

Cada vez más cerca de los bosques

cada vez más atrás la poética de la desaparición mientras los pueblos se iban espaciando quise dejar de ser un continente de discurso.

Escogimos la pausa por su nombre.

La noche colonizaba los retrovisores y en la única emisora que no nos abandonó sonaba country antiguo.Empezar a pensarte

de forma activa fue como describir a dios no me malinterpretes no era una cuestión de rangos fue trazar una estría alrededor de lo que no eres.

En el motel

una televisión en la televisión ruido blanco y al fondo del pasillo una máquina de hielo.

Si esto se pronuncia hogar

una sombra es también una línea.

midwest

fue como grabar una road movie

sin extras. {justo ahora que he crecido

y digo que la épica de la carretera

me parece pueril}. los cuerpos

 

reptaban afuera pero yo ejecutaba

vista y fallo. el coche era

una isla. no dejes

que te engañen: nunca hemos sido

 

la medida de nada. en la gasolinera

muy arriba luz de cámara

frigorífica. {luz de morgue}. de vuelta

a la carretera hay un pájaro

 

volando en círculos sobre las copas

de los árboles. el lenguaje siempre

ha sido mi cebo

y mi presa pero aquí

 

está reducido al mínimo común

denominador. un gruñido

elástico. diría que nunca he (des)visto

un lugar así pero no

 

dejes que te engañe estoy adscrita

a la escuela de la hipérbole. alguien

más inteligente que yo dijo

no vas a entender las noches

 

americanas porque son un sitio

sin agarraderos. sobre mi cabeza

una cúpula cubierta

por una tela de lunares. si la vista

 

es un músculo estoy dispuesta

a ejercitarla por primera vez. en el arcén

los animales acostados tienen la carne

abierta. el pecho de cristal. el mississippi

 

es una anguila eléctrica. [ésto

ésto es

la lentitud]. la luz formaba

halos. un túnel

 

de niebla. era todo intemperie. a mí

que vengo de la ciudad inmensa todo

se me queda grande. era también este frío

innenarrable y agarrados a su cola

 

los dedos la inmediatez

de los dedos {la simetría} a punto

de partirse. soy la criatura que es el dios

que es el objeto. soy también

 

este cuerpo/punto de fuga [el

lugar donde convergen todas

las líneas del mapa] soy

a pesar de todo

 

este cuerpo {que

parecía} tan

frágil