Jesús Ruiz Mantilla

Bio-bibliografía

(Santander, 1965) es periodista y escritor. A lo largo de su obra ha cultivado la narrativa, el ensayo y la poesía. Es autor de las novelas Los ojos no ven; Preludio; Yo, Farinelli, el capón; Gordo –con la que ganó el premio Sent Soví 2005–; Ahogada en llamas; y La cáscara amarga. Dentro de otros géneros ha escrito Placer contra placer, Contar la música, que refleja su trayectoria como cronista musical a lo largo de dos décadas en el diario El País y Al día (Galaxia Gutenberg) un experimento poético en el que mezcla dietario con poemas extraídos de las experiencias cotidianas reflejadas en las entradas del diario. En El País desarrollado la mayor parte de su carrera periodística dentro de las secciones de Cultura o en los suplementos Babelia y El País Semanal. También ha colaborado con el programa de radio, La ventana de la Cadena Ser, cuando lo dirigía Gemma Nierga. Con Hotel Transición, que apareció en 2015 y es su última novela, ganó el XVII Premio Unicaja de Novela Fernando Quiñones.

Es profesor del máster de periodismo cultural del CEU y de la  Escuela de El País. Participa anualmente en el Hay Festival, imparte cursos en diversas universidades y ha sido invitado a ofrecer un curso magistral en la Universidad de Iowa, en Estados Unidos, el centro académico de literatura más prestigioso del país, de donde han salido en los últimos 90 años 40 premios Pulitzer.

 

Palabras del Mar IV

Viernes, 5 Abril, 2019 - 18:30
Hospital Real de la Misericordia

Palabras del Mar IV

 

David Leo García, Ángela Segovia y Jesús Ruiz Mantilla

 

Palabras del Mar, un ciclo donde las nuevas voces de la poesía se dan cita en Marbella.

AVISO: Esta lectura se cambia de sitio al Hospital Real de la Misericordia por previsión de lluvia, a la misma hora. 18:30

 

Lecturas en el Parque de la Constitución

Del mismo ciclo: 
Palabras del Mar I
Palabras del Mar II
Palabras del Mar III

Poema

Tiempo
(Bajo el cronómetro de Safranski)

El ser humano debe morir:
No ha aprendido a enlazar
el final con el principio.

Lo dijo el médico Alcmeón
cuando aún balbucían los conceptos:
Presente. Pasado. Futuro…

Tiempo que es trino.
Padre, hijo, espíritu santo…
Todos imparten consuelo.

Somos seres del instante
en medio de una furia de desaparición.
La señal luminosa de lo simultáneo.

Ilusión persistente en pugna
con el cuerpo y el espacio, que araña
y ladra ante las puertas del alma.

Lo que allí fue pasado
aquí se hace presente.
¿Dónde queda el futuro?

¿Acaso tiene derecho cada generación
a profetizar su propio apocalipsis?
Más nos valdría domar el ego.

Sólo nos conduce el eje del tiempo.
Cuando el río nos lleve,
nunca faltará agua que empuje la corriente.

Maduro

Un tenso proceso negociador
entre la frustración y el sueño.
Vigilar los bordes del precipicio
al que te aboca lo incumplido.
No exceder la medida
de tus posibilidades, si deliras.

Eso es la madurez.

Si lo resistes, día a día,
podrás volver la mirada
hacia el niño que fuiste.
Saludarle sin miedo.
Quizá te reconozca y deje
que sigas tu camino.

Ese es el consuelo.