Usted está aquí

Juan de Salas

Juan de Salas

Bio-bibliografía

Juan de Salas (Madrid, 1999) es poeta e investigador, interesado en la ciudad, el paisaje, la mirada y la memoria. Graduado en Historia del Arte por la UCM y máster en Teoría y Crítica de la Cultura en la Universidad Carlos III, ha sido becario de Remedios Zafra en el Instituto de Filosofía del CSIC, así como Becario de Investigación en Museos y Fondos Documentales del Ayuntamiento de Madrid. Actualmente es Becario de Investigación en Paisaje Urbano en el mismo ayuntamiento.
Ha trabajado como documentalista para la Fundación Arquitectura-COAM en el ciclo de conferencias «ArquitectAs. Pioneras de la arquitectura española». Finalista en el IV Premio de Poesía Joven Tino Barriuso, publicó en 2022 Los reales sitios (Barcelona: Ultramarinos). Ha sido invitado al III Festival de Literatura Queer en Español de Londres y, gracias a una Ayuda a la Creación del Ministerio de Cultura en el año 2023, prepara su segundo poemario.

Actividad o actividades en las que participa

Miércoles, 17 Abril, 2024 - 11:30

Poemas

13.

El paisaje tiene más memoria que el hombre
porque le sobrevive,
y los viticultores y los campesinos no sospechaban
cien años atrás
que sus meños de granito para el emparrado y sus lindes serían hoy
una instalación site-specific
sobre la despoblación rural y el uso del espacio.

Antiguo y consciente paisaje: cuando perdemos la memoria y nuestro cuerpo muere,
nos acoges.

Enterramos nuestros restos inconscientes en el paisaje,

mientras los sapos llenan de baba y huevas
las juntas de las hojas con los tallos de los juncos y las calas.

16.

Zapateras o gallipatos,
discutíamos sobre los nombres de las cosas.

Dijiste «ruido de río»
y apareció un niño a quebrarlo.

Vimos una rana de anteojos
que parecía estar dispuesta para nosotros.

Hayas y mimosas
los árboles se combaron a nuestro paso y el sol, aunque alejándose,
nos tenía señalados.

Las sanguijuelas en el río querían (como todos) tu sangre.
Los pájaros y las cigarras
nuestro silencio.

Dijiste «movimiento de río»
y aparecieron dos culebras de agua pero se alejaron como con prisas sobre la superficie.

Y repetiste «movimiento de río» pero ahora sólo fue una
y huyó de la misma forma.

Dijiste «vámonos» y yo dije «vale».

De todas formas
no puedes tener todos los animales.