Juan José Millás

Bio-bibliografía

Juan José Millás. Escritor y periodista español. Su obra narrativa, traducida a más de veinte lenguas y ganadora de algunos de los principales premios, se caracteriza por la creación de un personalísimo universo literario en el que lo cotidiano se entremezcla con lo extraordinario para aportar una mirada inusual a la realidad.

En ella destacan las novelas Cerbero son las sombras (1975, premio Sésamo), Visión del ahogado (1977), El jardín vacío (1981), Papel mojado (1983), Letra muerta (1984), Tonto, muerto, bastardo e invisible (1995), El desorden de tu nombre (1987), La soledad era esto (1990, Premio Nadal), Volver a casa (1990), El orden alfabético (1998), No mires debajo de la cama (1999), Dos mujeres en Praga (2002, Premio Primavera), La ciudad (2005), Laura y Julio (2006), El mundo (2007, Premio Planeta y Premio Nacional de Narrativa), Lo que sé de los hombrecillos (2010), La mujer loca (2014), Desde la sombra (2016), Mi verdadera historia (2017), Que nadie duerma (Alfaguara, 2018), además de libros de relatos y recopilaciones de artículos, como La vida a ratos (Alfaguara, 2019). En 2020 publicó La vida contada por un sapiens a un neandertal escrito junto al paleontólogo Juan Luis Arsuaga. El 24 de febrero de 2022 publicarán La muerte contada por un sapiens a un neandertal.

Es colaborador habitual del diario El País, donde sus columnas y artículos destacan por la sutileza, la ironía y la originalidad para tratar los temas de actualidad, así como por su compromiso social. También colabora habitualmente en el programa La Ventana de la Cadena SER.

Además de los mencionados, ha sido galardonado con los premios Mariano de Cavia, Miguel Delibes y Don Quijote, todos ellos por su labor como periodista.

Actividad o actividades en las que participa

Poemas

Cuando fuiste mía
                                                             Juan José Millás
     En el sofá, a media tarde, leyendo una poesía a la que no presto 
atención, ocupada como está mi cabeza en problemas de orden 
doméstico. Lo que se entiende, en fin, por una lectura mecánica, 
que consiste en avanzar a ciegas por la página del libro mientras te 
concentras realmente en otro asunto. Mañana sin falta, por 
ejemplo, hemos de llamar al servicio técnico del aire 
acondicionado porque el calor se ha echado encima de un día para 
otro y no hay manera de trabajar en la buhardilla. También hemos 
de llevar el coche a la ITV, aunque quizá convenga pasarse antes 
por el taller, para que lo pongan a punto y evitar viajes inútiles. La 
vida cotidiana está llena de ansiedades pequeñas que juegan a 
retirarse y a volver, como las olas; a veces suben, como la marea, y 
significa que tienes que ir al dentista, al entierro de un amigo o a 
renovar el carné de conducir. 
     Parece mentira que le quede a uno tiempo para leer, incluso 
aunque haya aprendido a hacerlo sin enterarse, como yo ahora 
mismo, que devoro un poema al que no presto atención alguna 
hasta que tropiezo con el siguiente verso: “Cuando fuiste mía, 
llevabas un audífono”. ¿He leído bien? Cuando fuiste mía llevabas 
un audífono. De súbito, todas las alarmas de mi intelecto saltan y 
me concentro en el poema, como el bombero que abandona el 
crucigrama al escuchar la sirena. Cuando fuiste mía, llevabas un 
audífono. Esto es muy serio, muy espectacular, muy genial, muy 
desasosegante. He aquí una de esas sorpresas que te obligan a 
dejarlo todo para regresar al comienzo del texto y releerlo con la 
atención del que se pone a escuchar una canción que hasta el 
momento se había limitado a oír. El poema, muy bueno, se titula 
Algunas cartas extrañas y es de Anne Sexton, cuyas obras 
completas acaba de publicar Ediciones Linteo. Cuando fuiste mía, 
llevabas un audífono. Joder.