María Domínguez del Castillo

Bio-bibliografía

María Domínguez del Castillo (Sevilla, 1997) se graduó en Literaturas Comparadas en la Universidad de Granada y realizó sus estudios de máster en París.

Es autora de la novela Pero el tiempo (Ediciones en Huida, 2017), “En cambio el silencio”, relato ganador del V Certamen Literario Biblioteca Universidad de Granada (2016) y de los poemarios Presente y el marEl regreso de la lluvia (Esdrújula Ediciones, 2017 y 2019), El polvo de las urnas (ganador de la trigésimo quinta edición del Certamen Andaluz de Poesía Villa de Peligros, 2020) y Las voces de Jano (XVII Premio Nacional de Poesía Joven Félix Grande, 2021).

Ha realizado trabajos de traducción literaria, y algunos de sus poemas han sido publicados en diversas revistas y en las antologías Algo se ha movido (25 jóvenes poetas andaluces)Granada no se calla (Esdrújula Ediciones, 2018) y Cuando dejó de llover (50 poéticas recién cortadas) (Editorial Sloper, 2021). En la actualidad, reside y escribe en la Fundación Antonio Gala para jóvenes creadores. 

Actividad o actividades en las que participa

Poemas

“This is the way the world ends,

not with a bang but a whimper”.

T.S. Eliot, The hollow men

 

Lenguaje o: subterfugio – este tender o estar   

tendiendo hacia la nada

no es excusa / o / manida propensión al malditismo

y no busco captar benevolencia

(me es completamente indiferente

  aquello que opinéis sobre mi obra)

 

O lo que quiero decir es:

                                         me encargan escribir un texto lírico

                                         ahora que no creo en la palabra

                                         y creo “esta triste ficción del yo”

 

En la orilla del folio hay un espacio

no sé si es ese límite preciso                                               

donde acaba o comienza lo real     

 

Estas palabras Ser o Tiempo o Nada

          o Todo o Soledad o Sinsentido

qué melodía monótona / qué tedio el pronunciarlas / qué hastío el escribirlas 

si ya se sabe que.

 

U otras evidencias:

  • La ficción o el poema

 nunca conducen a recuperar 

 aquello que se tiene por perdido

              ni permiten crear lo que no existe

 

(cuando pueda respondo a tu mensaje)

 

  • 300 palabras, una fotografía
  • en la que tu rostro al menos aparente      un mínimo de solidez
  • con una breve nota autobiográfica
  • (no más de cinco líneas)

 

¿escribir era esto? 

¿hay algo, en este texto, censurable? 

No importa, lo comprendo, y, además,

no es posible decir ya nada nuevo

ni hallar un nuevo modo de decirlo

(e incluso esto se ha dicho tantas veces – 

                                es otro triste tópico 

                                           tristes tristes

 

Está sonando algo de Philip Glass             [The Poet Acts se está reproduciendo]

The Poet Acts un cuerpo un cuerpo solo

                        espera el Qué Algo Nada

desnudo solo en un cuarto vacío.

 

La grieta se sitúa 

                              precisamente entre

                                                               la ideación y el acto

 

                                                              [suena The Poet Acts]

 

                                                entre           Poeta     y      Acto

                                                entre          espejo     y      rostro 

                                                                       cae la sombra

                                                 entre     un cuerpo    y      los cuerpos

                                                             mis manos    y      mis ojos

                  

                                                                       cae la sombra

                                                 entre     lo deseado    y     deseante

                                                                 potencia     y     existencia

 

                                                                        cae la sombra

 

         Y DE NADIE ES EL REINO DE LOS CIELOS

 

Nota:

 

Ahora, si el señor me lo permite,

(no sé qué señor es exactamente)

voy a salir un rato

mirar, tal vez, el río,

ahora que no hay mar.

 

Espero que este texto haya cumplido

con sus expectativas,

que ocupe convenientemente

algún espacio en blanco 

que no ha pedido nunca ser llenado.