María Sotomayor

Bio-bibliografía

(Madrid, 1982) ha publicado los libros "Estoy gritando, me conocí de esa manera" (Canalla, 2013; autoedición, 2016), "La paciencia de los árboles" (Letour1987, 2015; reedición en La Bella Varsovia, 2018), "Blanco y negro es animal" (Ejemplar único, 2016) y "Nieve antigua" (IX Premio de Poesía Joven "Pablo García Baena"; La Bella Varsovia, 2017). Es coeditora de Harpo Libros y cofundadora de la librería La Semillera (Madrid).
 

Palabras del Mar I

Martes, 2 Abril, 2019 - 18:30
Parque de La Constitución

Palabras del Mar I

María Sotomayor y Sergio Navarro

Palabras del Mar, un ciclo donde las nuevas voces de la poesía se dan cita en los jardines del Parque de la Constitución, esta tarde con:

 

Lecturas en el Parque de la Constitución

Autores relacionados: 
Del mismo ciclo: 
Palabras del Mar II
Palabras del Mar III
Palabras del Mar IV

Poema

BLAUTUR

"Estas son las versiones que nos propone: un agujero, una pared que tiembla" A. Pizarnik

Vine a ti y me enseñé sobre la vida misma me agarré un pecho y te indiqué el camino del amor recuerdo una bella luz golpeando las cosas qué bella luz sobre tu cara y mi pecho desnudo plácido sin saber bien si morirse o acercarse a empujones a tu mano de oro la memoria no justifica un llanto tan grande tan grande como el mío frente a las piedras preciosas que te rodean mientras tenga un cuerpo y una duda grande tan grande que me deje muda o muerta o feliz.

JÖKULL

Subir a lo alto de algo te hace costra un hombre carga a su hija dentro de un pañuelo como la intuición mientras en los huesos de la cadera retengo un barco el sonido que hace al abrirse camino entre carne son como plumas sinceras que adornan un cuello y las alas de las gaviotas articulan sonidos brutos al rozarse con lo húmedo parecen gasas mojadas y extendidas calmando piel ardiente subir cruje y violenta alguien llegó hasta allí y depositó el esqueleto de un dolor líquido el vuelo cautivo de un pájaro, un pene flácido por el cansancio estas tierras se regaron solas no parpadees encima de la noche tiene memoria de su propio milagro al levantar la mirada lamí mi piel sudada hacía frío es íntimo donde aprendo toda la claridad rebotaba y hacía vértigo el sol de medianoche está de mi lado y me traza una línea de silencio en el labio.