Usted está aquí

Pedro J. Plaza

Fotografía:
Gerardo Ballesteros
Pedro J. Plaza

Bio-bibliografía

Pedro J. Plaza (Málaga, 1996) es un poeta y escritor alhaurino por partida doble pues, desde muy pequeño, su vida y su literatura se han desarrollado entre Alhaurín el Grande y Alhaurín de la Torre. En 2017 publicó, junto a Giovanni Caprara, en la malagueña Editorial Independiente su traducción de los Cantos suspendidos entre la tierra y el cielo, obra del gran poeta italiano Silvestro Neri. A finales de 2021, publicó, junto a Ángelo Néstore, en Letraversal la traducción de Dolore minimo, poemario de la poeta transexual italiana Giovanna Cristina Vivinetto.

Ha sido premiado en diversos concursos literarios de distinta naturaleza, de entre los cuales pudiera destacarse el accésit recibido en el V Premio Cero Internacional de Poesía Joven Bodegas El Pimpi por su poema «We Will Meet Again» o el III Premio Alborán de Microrrelato por la composición «Viento cruzado». En 2022 ganó el VIII Premio Valparaíso de Poesía por su poemario Matriz. En 2021 ganó el Premio Málaga de Investigación por su ensayo El poeta y el caleidoscopio: Lecturas múltiples en «El poema de Tobías desangelado» de Antonio Gala. Ha sido miembro de la promoción XXI de la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores de Córdoba durante el curso 2022/2023 gracias a la obtención de su beca extraordinaria de investigación. Se ha encargado de la edición de «En sí perdura»: Tradición y modernidad en la obra de Rafael Ballesteros (Renacimiento, 2022); y de la edición, junto a Luis Cárdenas García, de Poemas de lo irremediable (inéditos 1947-1952) (Editorial Planeta, 2023) de Antonio Gala. Es desde el año 2020 director editorial de El Toro Celeste.

Actividad o actividades en las que participa

Miércoles, 24 Abril, 2024 - 13:00

Poemas

Tristeza corriente

 

Nada. Pienso que no te debo nada.

Y con embargo, te debo algo. Y ese

«algo» pudiese ser todo. Aunque bese.

Aunque hiera. Mi vida —soy yos—, cada

 

rosa te pertenece, desflorada.

Para regarla, quién fuese. Qué se

rompiese de mí, prófugo que se

exilió de tus brazos. Y abrazada

 

te dibujo en un lienzo oscuro, ajeno.

Y otra boca bautiza, parte a parte,

tu piel, pan excomulgado de mi arte.

 

Y olvido en el recuerdo con que lleno

mis aguas. Quiebro ramas, quiebro venas.

Y sangra mi alegría: río en penas.